adsense

La historia de Amor de Bertha Mejia y Diomedes Diaz


Bertha mejia fue la primera aventura de amor de Diomedes, y que con el paso del tiempo dio sus frutos.
Bertha Rosario Mejía Acosta se mostró dispuesta a contar esa historia. “Había asistido a la caseta de Rosario Maestre, en La Junta, con motivo de los carnavales, estando sentada y sin darme cuenta él se me acercó y me estampó un beso en la espalda. Yo tenía puesta una blusa de canastica. Le reclamé, y me dijo que le había provocado porque yo le gustaba”. Y continúa diciendo: “Todo siguió de coqueteo en coqueteo, cuando vinimos a darnos cuenta estábamos enamorados y emparejados. Con decirle que él no podía ir a mi casa, nos veíamos a escondidas porque mi mamá, Eugenia María Acosta, no lo aceptaba, debido a que era un pelao parrandero y no le veía ningún futuro”.



De esos amores que ella destaca como “algo verdadero, con esa inocencia de antes y que se hicieron más fuertes porque eran prohibidos”, nació Rosa Elvira, exactamente cuando el muchacho ‘Medes’, como ella lo llamaba, tenía 17 años, tres meses y 12 días de edad.


“La noticia del embarazo se la dije estando acostada en una hamaca, y él se alegró mucho porque vendría al mundo el producto de un bello amor que duró cinco años, que se fortaleció con bellos mensajes y versos que eran la vitamina para alimentar ese idilio que nació de un beso y que floreció en medio de las dificultades de aquellos tiempos, donde sus padres fueron los grandes héroes para atenderme porque él estaba estudiando y no tenía plata”.

De @RosaelviraDiaz

“La alegría por el nacimiento de su primera hija fue grande, pero mi mamá Eugenia Acosta, no gustaba de él y nos veíamos a escondidas. Como será que un día tuve que volarme un ratico de la casa para que Diomedes conociera a Rosa Elvira y él le regaló unos areticos de oro. De eso sacó una canción que grabó Daniel Celedón.
Rosa Elvira, la hija mayor de Diomedes Díaz
De @RosaelviraDiaz

En medio de su relato, expresa que su paso por la vida del artista, además de premiarla con una encantadora hija, dejó como testamento cientos de recuerdos que se escapan de su nido cuando escucha las canciones ‘Cariñito de mi vida’ y ‘El aguinaldo’, que nacieron en la época en que ella era la dueña del noble y enamorado corazón de ‘El Cacique de La Junta’, y hacía posible que sus poemas cantados se introdujeran por los recovecos de su alma. Bonita manera de conquistar a una mujer untada de amor.

Bertha habla de esa bella historia que vivió con “Medes”, como lo ha llamado siempre, ese joven humilde, detallista, tierno y que apenas daba cortos pasos en la música al lado de su tío Martín Maestre, quien era acordeonero y compositor.


Bertha cuenta esos grandes momentos felices que vivió con Diomedes Díaz, a pesar de la oposición de su progenitora. Contó que se escapaba para Carrizal a encontrarse con su amor.
Los ojos le brillaban y de un momento a otro el poder del corazón la traicionó y de sus ojos se escapó una lágrima que de inmediato atrapó con los dedos de su mano derecha. Se volvía a corroborar que los recuerdos nadie se los roba, no tienen ninguna contención y que surgen de la nada para tomar su verdadero lugar.











fuente:blogvallenato

No hay comentarios