adsense

La verdadera historia de Juancho Rois

biografía de juancho rois


Juan Humberto Rois Zuñiga nació el 25 de diciembre de 1958 en San Juan del Cesar, La Guajira, y fallecio el 21 de noviembre de 1994 en Anzoátegui, Venezuela. Juancho fue músico, acordeonero y compositor colombiano de música vallenata.

A sus tres años de edad viajo a Bogotá, a vivir con su tía Nelly y a iniciar estudios primarios.



Nelly había comprado para ella un acordeón a piano con la esperanza de aprender, la cual a la postre fue inútil. Sorpresivamente empezó a notar las habilidades del pequeño Juan Humberto para sacar melodías al acordeón cromático y más tarde para tocar impecablemente "La piña madura".





Juancho a los 6 años regresa a San Juan del Cesar y su padre le regala un acordeón de dos teclados con el cual rápidamente aprendió a interpretar la música de Alfredo Gutiérrez, a quien siempre consideró fue su ídolo y el más grande acordeonero. A través de su tío Humberto Rois, Juan conoce a Israel Romero que para ese entonces era sacristán en Valledupar. Allí Israel, le enseña algunas nociones musicales y comparten experiencias. Luego, se convirtió en el músico oficial de la barra de amigos que el organizó como "La Flotica" y del Colegio "El Carmelo" también en San Juan en donde tocada su acordeón sin parar en ocasiones por espacio de más de cuarenta minutos y sin repetir las melodías. Esto también lo seguía repitiendo años más tarde al lado de algunos de sus cantantes. Para los años de 1976 y 1977, en el teatro de ese colegio y luego en la tarima "Cuna de Compositores" del recién creado Festival de San Juan del Cesar, Rois alternaba al lado de otras futuras figuras del Vallenato como Roberto y "Beto" Calderón, Aurelio Nuñez y Hernán Urbina Joiro.



 Su carrera musical

como luego le llamarían "El Conejo" por la protuberancia de los incisivos superiores y su impresionante rapidez el tocar el acordeón, se presentó en el concurso de acordeoneros del Festival del Fique en La Junta "Guajira". Entre los jurados estaban Jorge Oñate y Colacho Mendoza. El fallo fue inobjetable: primer lugar para Rois. Luego repite como ganador en Festival del Carbón de Barrancas (Guajira). Ya no tenía marcha a tras su condición de triunfador con su acordeón y la concepción que dejo en las mentes de Jorge Oñate, Diomedes Díaz, Juan Piña y de los conocedores y amantes que presenciaron el derroche de agilidad y de melodías de los que hizo gala Juan Humberto en La Junta, pequeño corregimiento de San Juan del Cesar.



Por un tiempo fue acordeonero de Juan Piña hasta el año de 1978 cuando se convierte en la pareja musical de Diomedes Díaz grabado su primer LP ‘La Locura’, trabajo que causó gran relevo y que contenía canciones como "La egoísta" de Mateo Torres, "Me mata el dolor" de Martín Maestre (tío de Diomedes) ya fallecido, "Lluvia de verano" y "Acompáñenme" del también hoy desaparecido Hernando Marin.




El éxito que tuvo al lado de Diomedez Diaz fue fenomenal, sin embargo, por cosas de la vida se separaron y Juancho Rois se unió a Elías Rosado, luego a Jorge Oñate y posteriormente luego de algunos años vuelve a formar pareja musical con ‘El Cacique de la Junta’.

Otras de las grandes virtudes de Juancho aparte de ser un prodigio con su acordeón, fue la de su valioso aporte como compositor, a lo que recordamos su primera composición la cual fue grabada por los Hermanos Zuleta denominada «Que te vaya bien», así mismo su segunda letra la cual grabó Diomedes Díaz que se titulaba «Soy el que te quiere», de allí en adelante nacieron muchas más de su gran inspiración. ‘Por qué razón’ fue un tema que Diomedes le grabó y que compuso especialmente para su esposa con quien solo duró casado 35 días debido al trágico accidente que acabó con su vida.
Segunda unión con Diomedes Díaz
En la segunda unión con Diomedes Días siguieron cosechando éxitos fama y fortuna reaparecen juntos con «Ganó El Folclor», el cual marcó la pauta decisiva para estos dos grandes artistas, pues así fueron llegando muchas más producciones como: «El Cóndor Herido» en 1989 que incluye el tema del mismo nombre y el cual es de la autoría de Diomedes Díaz, luego vino en 1990 la producción «Canta Conmigo», también haciendo honor a su nombre el tema de la autoría del ya desaparecido Hernando Marín, y donde también se deja escuchar un tema de la autoría de Diomedes denominado «Las notas de Juancho», es así como la unión prosiguió grabando luego «Mi Vida Musical» en 1991, «El Regreso del Cóndor» en 1992, «Título de Amor» en 1993, y «26 de Mayo» en 1994, el cual tristemente fue su último trabajo al lado de Diomedes.

Muerte
Juancho emprendió camino hacia Venezuela donde les habían contratado para el día 19 de Noviembre en una actuación que se llevaría a cabo en el Club de los Trabajadores del Rosal una zona de Caracas muy visitada por las estrellas vallenatas, es allí donde sus seguidores de Caracas, Venezuela, le vieron por última vez, y como cosa rara de la vida esa noche todos los de la agrupación vestían trajes negros, era de notarse puesto que siempre que se les veía en presentaciones con trajes que eran de gran colorido, muchos se extrañaron de aquello, después quedaron los comentarios al preguntarse ¿Será que estaban presintiendo un luto sin quererlo?, quien sabe allí, quedaron las palabras y las interrogantes, culminó el espectáculo de esa noche y fue entonces cuando dos días después se les llama para una presentación en parranda vallenata en una Finca de la zona de «El Tigre», Estado Anzoátegui, población venezolana.

Fue advertido sobre el cierre temprano del aeropuerto en la región del Tigre. El insistió tenazmente en viajar. Llegaron al sitio y el aeropuerto ya estaba cerrado por la cual se encontraba totalmente a oscuras y lo único que hacía notar que estaban cerca de la tierra eran los vehículos que transitaban por una carretera cercana, el piloto comenzó a tratar de descender dejándose llevar por las luces de los vehículos que transitaban en ese momento,  Tito Castilla relata que «Juancho» se puso muy nervioso y discutía con el piloto. Este último agota el combustible. Intenta aterrizar en la carretera. Los autos se apartaban tratando de darles espacio. Infortunadamente al descender el ala derecha toca las líneas de cable de los postes. El avión hace un giro brusco hacia la izquierda y se precipita a tierra de forma violenta, causando lesiones mortales a varios de sus ocupantes.

Los únicos sobrevivientes fueron Tito Castilla y Jesualdo «El zurdo» Ustáriz quien  relata que «Juancho» le golpeaba desesperadamente la pierna izquierda sin decir una palabra. Luego dejó de golpearle y quedó inmóvil. Fueron llevados a un centro médico cercano sin embargo no pudieron hacer nada para salvarle la vida, de esa forma trágica fallece Juancho,  junto al piloto Pedro José Monsalve y sus compañeros Rangel Torres y Eudes Granados.




tomado de: Blogvallenato